La WT dice...

«No constituye una forma de persecución religiosa el que una persona diga y muestre que otra religión es falsa [tampoco] el que una persona informada [la] exponga públicamente como falsa... Ciertamente el desenmascararla públicamente es de más valor que exponer la falsedad de un despacho noticioso; es un servicio público más bien que persecución religiosa y tiene que ver con la vida y felicidad eterna del público. No obstante, deja al público libre para escogerLa Atalaya, 15 de mayo de 1964, pág. 304.

"¿Están SUS enseñanzas en completa armonía con la Palabra de Dios, o están basadas en las tradiciones de los hombres? SI SOMOS AMANTES DE LA VERDAD, NO HAY NADA QUE TEMER DE TAL EXAMEN" (La vedad que lleva a la vida eterna - 1968, pagina 13.)

lunes, 20 de marzo de 2017

La Trinidad explicada 5: La igualdad entre el Padre y el Hijo.



La Trinidad explicada 5: La igualdad entre el Padre y el Hijo.


Existe mucha desinformación en aquellos que buscan la manera de denigrar a Jesucristo a un grado de inferioridad con el Padre. Los trinitarios que conocemos realmente esta doctrina estamos muy conscientes de la posición subordinada que tienen tanto en Hijo como el Espíritu Santo en la relación  con el Padre. Sin embargo, una de las cosas que se tienen que dejar bien claras es que la Biblia da evidencia de que la subordinación del Hijo no es ni demuestra su inferioridad. Son dos cosas muy diferentes. Pero aun así muchos confunden estos dos términos y arguyen que puesto a que Jesús está subordinado al Padre, el primero es inferior al segundo. Uno de los objetivos de este estudio es demostrar precisamente que subordinación no es necesariamente inferioridad.

Otro de los objetivos  (y lo volvemos a repetir) es demostrar que en la Trinidad las tres personas son individuales, es decir, que el Hijo NO ES el Padre y ninguno de ellos es el Espíritu Santo. Pero aun así uno es tan Dios como el otro (iguales). Y lo recalcamos porque son tantas las veces que hemos leído a testigos de Jehová y otros grupos acusar a los trinitarios de creer que cuando Cristo le oraba al Padre, Él se oraba a sí mismo. Semejante cosa no es solo absurdo e insultante sino también es lo más anti bíblico que alguien pueda creer. Y ya no sería entonces trinitarismo sino sabelianismo.

El tercer objetivo es mostrar por la Biblia que aunque Jesús no es su Padre y está subordinado al Él, la igualdad entre ambos es clara y evidente. Considere entonces lo que presentamos a continuación. Este estudio no pretende ser muy exhaustivo pero con lo que se discutirá será más que evidente y suficiente evidencia para demostrar la completa igualdad entre el Padre y el Hijo.

Subordinación no es inferioridad

Uno de los ejemplos más claros que muestran igualdad en la subordinación es el caso de José el soñador. Allí vemos la forma en que el Faraón hace a José igual a él aun cuando este seguía estando en una posición subordinada:

Génesis 41:38 al 43: “y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello; y lo hizo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él: ¡Doblad la rodilla!; y lo puso sobre toda la tierra de Egipto.”

Como cuestión de hecho, la vida de José es la prefiguración de la vida que vivió Cristo en esta Tierra. Ambos honraron a sus respectivos padres y eran amados por ellos, fueron rechazados por decir la verdad, fueron vendidos por sus hermanos, lucharon contra la tentación a pecar (aunque José debió pecar en algún momento), sufrieron escarnio, pero al final fueron puestos en la posición de supremacía que Dios tenía para ellos. Entonces José fue hecho igual a Faraón, con toda la potestad de éste al igual que Jesús era y es igual al Padre de la misma manera. Inclusive, el Faraón se quita su anillo del dedo y se lo pone a José. Este anillo le dio la potestad a José para sellar los decretos reales y cuya impresión era más valida que la firma de un Rey, prerrogativa que pertenecía solo al Faraón.

No hay nada en el texto bíblico que podamos usar para demostrar algún tipo de inferioridad de parte de José porque le fue dada la misma potestad que tenía Faraón aunque sí había una subordinación a él. Esto explica cómo podía Jesús ser igual a su Padre aun cuando la Biblia claramente establece que el primero estaba subordinado al segundo. Y es lo que demostramos a continuación:

Varios aspectos en los que Cristo era igual a Dios.


1. Eternidad


Para intentar demostrar que el Cristo pre encarnado no era tan eterno como el Padre, los testigos de Jehová utilizan textos como Proverbios 8:23-24:

“Jehová mismo me produjo como el principio de su camino, el más temprano de sus logros de mucho tiempo atrás. Desde tiempo indefinido fui instalada, desde el comienzo, desde tiempos anteriores a la tierra.”

 El texto que acabamos de leer fue tomado de la “traducción del nuevo mundo”. La RV60 lo vierte así:

“Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo, antes de sus obras. Eternamente tuve el principado, desde el principio, Antes de la tierra”.

 Vemos que donde la TNM vierte “produjo” y “tiempo indefinido”, la RV60 vierte “poseía” y “Eternamente”. Para ver cuál es la traducción que se acerca más a la verdad tenemos que echar un vistazo al texto hebreo de donde proceden. En el caso del verso 24, la palabra que se traduce en TNM  por “tiempo indefinido” es “owlam”, que más bien significa ETERNIDAD. Si no fuera así, entonces el Padre no fuese eterno porque a Él se le aplica la misma palabra en el Salmo 90:2 cuando dice: “Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.”

Teniendo eso en mente, entonces en el verso 23 la palabra que se traduce en TNM “produjo” viene del hebreo “qanah”, que en algunos casos puede tener el significado de crear pero el contexto (v. 24) no permite ese significado porque entonces se produciría una contradicción pues algo que se produce no puede ser eterno, por lo que aquí significa “poseer” y no producir.

Si unimos esto a la evidencia que nos proporciona el Evangelio de Juan tendremos un panorama mucho más amplio. Juan 1:1a dice: “En el principio era el Verbo”, que en griego sería: Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ  λόγοσ. Cuando analizamos lo que significa ἦν  encontramos que este es un verbo IMPERFECTO, activo, indicativo en tercera persona singular de “eimí”. IMPERFECTO significa que el autor representa una acción en proceso o un estado que ocurre en el pasado sin especificar el fin de la acción. Aquí es donde añadimos una parte de otro estudio que lo explica muy bien:

El tiempo imperfecto denota un pasado de acción constante o en curso. De manera que, en el principio la Palabra ya existía – no comenzaba a existir. Y en los versos 3, 6 y 10, el verbo aoristo egeneto (de ginomai), el cual sí denota un principio, es usada para referirse a todo lo creado: “Todas las cosas por él fueron hechas (egeneto)” (v. 3) mientras que el verbo imperfecto ēnegeneto es usado para describir la nueva naturaleza de la Palabra – la cual tuvo un principio: “La Palabra se hizo [egeneto] carne”. (“Era”) es usada de la Palabra Eterna. No es hasta el verso 14 que egeneto es usada de la Palabra para describir la nueva naturaleza de la Palabra – la cual tuvo principio: “La Palabra se hizo [egeneto] carne.”

Encontramos también el mismo contraste verbal (eternidad vs. origen) en Juan 8:58: “Antes que Abraham fuese [genesthai], yo soy [eimi]”. Ambas palabras egeneto (“venir a existir”) en 1:3 y genesthai (“nacido”) en 8:58 vienen del mismo verbo-base ginomai denotando un principio. Y ēn en Juan 1:1 (“era”) viene de eimi (“Soy” como en 8:58) denotando eternidad, lo cual es, la preexistencia eterna de la Palabra en dichos contextos. Así, en Juan 1:1 y 8:58 el contraste es claro: la existencia eterna de la Palabra (eimi) vs. todo lo creado (ginomai; cf. también Sal. 90:2).

Aquí tenemos la primera y poderosa evidencia de la igualdad en eternidad entre el Hijo y el Padre.


2. Potestad (Todopoderoso)


Lo único que no dejaría a alguien ver lo claramente establecida que está la potestad completa de Cristo en la Biblia es el prejuicio teológico. Sin embargo, la Toda Potestad es otra característica que hace de Jesús igual al Padre. Fue Jesús mismo quien dijo:

Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” (Mateo 28:18b)

Según RAE (La Real Academia Española) “potestad” significa “Dominio, poder, jurisdicción o facultad que se tiene sobre algo”. El Padre le otorgó a Cristo TODA potestad lo que quiere decir que Cristo es TODOPODEROSO. Así que, como el Faraón hizo con José, el Padre lo hizo con Jesús, le dio TODA su potestad.

Algunos usan el subterfugio de que Cristo dijo esto después de resucitar y ser glorificado pero la realidad es que Jesús ejerció esta potestad cuando estuvo aquí en la tierra antes que ocurriera lo antes mencionado. Carballosa1 nos proporciona una lista de cosas sobre las cuales el Cristo Todopoderoso ejerció dicha potestad:

1. Poder sobre las fuerzas de la naturaleza (Mt. 14:26–29; 15:34–36; 21:19).

2. Poder sobre las fuerzas del mal (Mt. 8:32; 12:28).

3. Poder sobre las fuerzas del cielo (Mt. 13:41).

4. Poder para sanar a los enfermos (Mt. 4:23; 8:3, 7).

5. Poder para resucitar a los muertos (Mt. 9:25; 20:19; 26:61).

6. Poder para juzgar a la humanidad (Mt. 7:21; 12:31–32; 13:30; 23:2–8).

7. Poder para perdonar pecados (Mt. 9:2).

8. Poder para condenar y dictar sentencia sobre los pecadores no arrepentidos (Mt. 23:13–
16, 27).

9. Poder para dar galardones cuando venga otra vez a la tierra (Mt. 5:11–12; 10:42; 13:43; 19:29; 25:34–36).

10. Poder para dar poder (Mt. 10:1, 8; 28:20).

11. Poder para proveer completo y perfecto acceso al Padre (Mt. 11:27).

12. Poseedor de todo poder (Mt. 28:18).

Inmediatamente después que éste autor nos entrega esta lista, nos añade:

“Al leer estos pasajes, es inevitable reconocer con el apóstol Juan que: «Este es el verdadero Dios y la vida eterna» (1.a Jn 5:20). Jesús se auto identificó como la vida (Jn. 11:25; 14:6). Afirmó, además, tener la autoridad para dar vida eterna a otros (Jn. 10:28) y ser el único camino de acceso al Padre (Jn. 14:6). También, Jesús afirmó tener autoridad para resucitar a los muertos en el día postrero (Jn. 6:40). Todas estas prerrogativas y poderes sólo pueden ser ejercidos por alguien que sea Dios”.

Como se dijo al principio, solo el prejuicio teológico no dejaría ver a alguien esta clara y grande verdad que hace a Cristo igual al Padre. O; ¿habrá algo sobre lo que Jesús NO tuvo poder y autoridad en esta Tierra?

De hecho, el apóstol Pablo, en su carta a los hermanos filipenses nos habla de la igualdad entre Cristo y el Padre:

Filipenses 2:6  el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

Pablo puntualiza aquí que a pesar de la igualdad que Cristo tenía con el Padre, él no quiso traerse esa característica a la condición humana aunque, como ya lo demostramos, la manifestó muchas veces.

En nuestra “Exegesis de Filipenses 2: 5-8”2 explicamos:

Ahora bien, tanto en Juan 5:18, como en Filipenses 2:6 y en Apocalipsis 21:16 se utiliza una y la misma palabra griega “isa” (isos - ἴσος G2470) que significa “el mismo en tamaño, cantidad y calidad”, “equal, in quantity or quality (Thayer)”. Es decir “lo mismo en todo el sentido de la palabra”, “exactamente lo mismo”, como dice Swanson (157): “lo mismo que”. De hecho, en todo el NT esta palabra significa estrictamente eso (vea también Mateo 20: 12 y Marcos 14: 56, 59 donde se habla de testimonios que no eran exactamente iguales, Hechos 11: 17). No tiene connotaciones o traducciones variadas como las otras palabras griegas que hemos discutido.

Esta es precisamente la palabra que tanto Juan como Pablo le aplican a Jesús en relación a su Padre. Es decir, Cristo es igual en TODO o EXACTAMENTE lo mismo que Dios.
El punto a demostrar es que el escritor de este cantico, al combinar en un solo verso los vocablos griegos morphe e isa (isos) con lo que estos implican, no deja otra posible interpretación que no sea que Cristo es de la misma naturaleza de Dios y por lo tanto es igual, exactamente lo mismo que su Padre.


3. Creador


Creo que demás estaría demostrar la igualdad del Padre y el Hijo en el aspecto de la creación habiendo demostrado ya el atributo Todopoderoso de Jesús, pero éste es un punto bíblico que no puede pasarse por alto.

El propio manual de los tJ que lleva por título “¿Qué enseña realmente la Biblia?”, hablando sobre Jesús en la Creación, dice lo siguiente:

También es el único que colaboró con Jehová en la creación de todas las demás cosas (Colosenses 1:16)3

Aquí, dicho argumento está admitiendo que el Hijo tiene el mismo poder creador que el Padre aún si asumimos como verdad  lo que esta publicación dice justo antes acerca del supuesto “Hijo creado” (que definitivamente NO LO ES). Esto se hace más evidente cuando vemos cómo la TNM traduce Juan 1:3:

Todas las cosas vinieron a existir por medio de él, y sin él ni siquiera una cosa vino a existir.”

Aún la inserción de la palabra [otras] en Colosenses 1:16 no niega el rol creador que tuvo el Hijo en igualdad con el Padre4. De hecho, tomando en consideración lo que dice Juan 1:3 y comparándolo con la profecía de Isaías vemos el panorama más amplio:

Isaías 45:12 TNM “Yo mismo he hecho la tierra y he creado aun al hombre sobre ella. Yo... mis propias manos han extendido los cielos, y a todo el ejército de ellos he dado órdenes”.

Isaías 48:13 TNM “Además, mi propia mano colocó el fundamento de la tierra, y mi propia diestra extendió los cielos. Llamo a ellos, para que sigan subsistiendo juntos.

En estos versos es Jehová MISMO el que lo crea todo con sus PROPIAS MANOS. Sería una total incoherencia decir que usted creo algo CON SUS PROPIAS MANOS y luego decir que otro lo hizo a su nombre. No decimos con esto que Cristo es el Padre sino que estamos demostrando la igualdad creadora entre ellos.


4. Omnisciencia.


En este aspecto, todos los que pretenden demostrar cierta inferioridad en el Hijo usan Marcos 13:32 para demostrar que habían cosas que el Padre sabe y que Cristo no. Sin embargo, una de varias debilidades que tiene ese argumento es que de todo lo que sabe el Padre, es solo UNA la que el Hijo no sabe, “el día y la hora”, es decir “el momento”. Pero esto no niega la clara omnisciencia que la Biblia le otorga a Cristo. Otra vez Carballosa5 hace un importante aporte al respecto:

Colosenses 2:3 dice:

En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

La mujer samaritana confesó:

Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? (Jn. 4:29).

Jesús jamás había visto a la mujer samaritana hasta el día en que se encontró con ella junto al pozo de Jacob. Sin embargo, el Señor conocía la vida pecaminosa de aquella mujer. Este es un ejemplo singular de que Jesús poseía el atributo de la omnisciencia. Esta verdad se hace evidente también en las palabras de Juan 2:25: «… y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre». Jesús sabía las dudas de Tomás (Jn. 20:24–28); sabía que Lázaro había muerto (Jn. 11) y conocía perfectamente los pensamientos secretos de Sus adversarios (Mt. 9:4). ¿Cómo podría cosa semejante ser posible si el Señor no fuera omnisciente?

Por lógica todo el mundo sabe que pueden haber dos personas con las mismas características pero ambas tener diferentes conocimientos. Esto no hace a uno inferior al otro. Puede ser que uno tenga conocimientos adicionales que el otro no tenga pero aun así ser iguales en funciones. Tome como ejemplo el caso de dos doctores en medicina. Uno es cardiólogo y el otro es gastroenterólogo. Aunque son conocimientos y disciplinas diferentes, ambos son lo mismo: médicos. Uno es tan medico como el otro. Ninguno es inferior al otro ni en cuanto a persona ni en cuanto a su función.

El hecho de que Jesús no sepa una cosa que el Padre sepa no niega el hecho de que el primero es igual de omnisciente que el segundo. Lo único que esto demuestra es la subordinación del Hijo y que, como hemos demostrado, no denota inferioridad alguna. Hasta demás está decirlo pero es bueno repetirlo.


5. Adoración


Tememos que recordar que Jesús no vino para ser servido sino para servir (Mateo 2:28, Marcos 10:45). Una de sus más importantes demostraciones de humildad es que en ningún momento les enseño a sus discípulos el que tuviesen que adorarle. Cuando enfrentó a Satanás, las palabras de Jesús en ese momento lo demuestran:

Mateo 4:10 “Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás” (Lucas 4:8)

En este texto Cristo nunca dice que él no podría ser adorado ni que no era Dios ni mucho menos que era inferior al Padre. Él se está oponiendo a las exigencias de Satanás quien le pidió su adoración. Pero, ¡qué demostración de humildad al reservarle la dignidad de adoración al Padre! Esto no quiere decir que a Cristo no se le adora porque Juan en su libro de Apocalipsis revela que a Cristo se le da la misma gloria que se le da al Padre:

“El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (Ap. 5:12–13).

Este texto muestra claramente que el Hijo recibe LA MISMA gloria que recibe el Padre. Y lo repite dos veces en el mismo contexto. Cristo dijo lo mismo:

Juan 5:22  Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.


¿Y qué con el Espíritu Santo?


Simplemente, si alguien quiere negar la igualdad del Espíritu Santo con el Hijo, lo que a su vez sería equivalente a ser igual al Padre como ya se demostró, tendría que ignorar una verdad que Cristo dijo con su propia boca:

Juan 14:16  Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre

Muchos, cuando leen este pasaje ignoran por completo lo que implica la palara “otro” aquí. El Diccionario de Vine NT, bajo la palabra “jeteros” (G2087) dice de la siguiente manera:

“Alos, como se ha observado, expresa una diferencia numérica y denota otro de la misma clase; jeteros expresa una diferencia cualitativa y denota otro de una clase diferente.”

Si Jesús hubiera querido decir que el Espíritu Santo es algo diferente a una persona hubiera utilizado la palabra griega “jeteros”. Sobre esto, Vine comenta:

“Pablo dice: «Pero veo otra ley», jeteros, una ley diferente de la del espíritu de vida, no alos, otra ley de la misma clase (Romanos 7:23). Después de la muerte de José «se levantó en Egipto otro rey», jeteros, uno de un carácter enteramente diferente (Hechos 7:18). Pablo habla de «otro evangelio (jeteros). No que hay otro» (alos, otro como el que él predicaba; Gálatas 1.6, 7, RV; RVR traduce ajustándose más a la intención del apóstol: «Un evangelio diferente. No que haya otro»). Véase jeteros (no alos) en Mateo 11:3, y Hechos 27:1; en Lucas 23:32 se utiliza jeteroi de los dos malhechores crucificados con Cristo.”

El Cometario Mundo Hispano, sobre el versículo en cuestión dice:

El pronombre otro está en el género masculino y significa literalmente “otro de la misma clase” (allos243). En el griego hay otro pronombre que se traduce “otro” (eteros2087), pero con el significado de “otro de una clase distinta”. La referencia es a otro que cumplirá el rol realizado por Jesús durante los tres años de su ministerio terrenal. Jesús los dejaría en su forma física y visible, pero no sería un abandono total, porque el Espíritu Santo vendría a suplir esa ausencia, y con ventajas. Jesús estaba limitado a un lugar a la vez, pero ese límite no se aplicaría al “otro Consolador”. Jesús normalmente estaba “con” los discípulos, pero el Espíritu Santo moraría “dentro” de ellos. Jesús estuvo con los discípulos por un tiempo limitado, aproximadamente tres años, pero el Consolador estaría con ellos para siempre.

Estudios Bíblicos ELA añade:

El “otro Consolador” (v. 16). Cristo dijo que el Espíritu Santo es otra persona igual y del mismo carácter que él. No son idénticos, pero sí de la misma naturaleza. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, son de la misma esencia, poseen las mismas cualidades y son igualmente Dios. San Juan usa la palabra “Consolador” dos veces en este capítulo y dos veces más en el resto de su evangelio.

Biblia de Estudio LBLA:

14:16   otro Consolador. Es decir, el Espíritu Santo. Otro se refiere a otro de la misma clase. El Espíritu Santo continuará el ministerio de Cristo a los creyentes. Consolador es un término comprensivo que significa "uno que es llamado al lado para ayudar."El es el Consejero del creyente, su Consolador, su Ayudante, su Amigo y su Abogado.
Como se dijo anteriormente, negar esto es ir en contra de las enseñanzas del Maestro y de la Biblia como un todo. Y en cuanto a la igualdad entre el Padre y el Hijo, si alguien quisiera negar esa maravillosa verdad tendría que ignorar todo lo que se ha discutido aquí. Y para hacerlo tal persona tendría que renunciar a la honestidad propia y hacia los demás.

_________________________________________________________________________

 Notas:
1. Carballosa, E. L. (1982). La deidad de Cristo. Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz, pág. 123.
3. ¿Qué enseña realmente la Biblia?, pág. 41, párrafo 11.
4. Sin embargo, la inserción de [otras] en Colosenses 1:16 hace que éste contradiga a Juan 1:3 porque mientras Juan dice que Jesús creó TODAS las cosas sin exceptuar NINGUNA, esas “otras” cosas a las que se refiere Pablo, ¿cuáles son entonces?

5. Véase 1, pág 114.






miércoles, 8 de marzo de 2017

Juan 1:1 Breve analisis, parte 3




Anarthrous es una palabra en inglés que significa “anartrico” o “sin artículo” y es utilizado en la gramática griega. A continuación comparto con ustedes un material interesante que traduje de un original en inglés y cuya fuente compartiré con ustedes al final de este análisis. Publico esto como complemento a los análisis de Juan 1:1 que hemos estado presentando en nuestras últimas publicaciones.
_________________________________________________________

Juan 1:1  Anarthrous Theos: La Gran Mentira de la TNM, “y la Palabra era un dios”.

(Juan 1:1 [TR]) εν αρχη ην ο λογος και ο λογος ην προς τον θεον και θεος ην ο λογος

(Juan 1:1 [RV60] En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios

La TNM lo traduce:

(Juan 1:1 [TNM] En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios.

El argumento dado para usar “un dios” es: Debido a que θεον (en Juan 1:1b) esta precedido por el articulo definido τον, se traduce “Dios”, refiriéndose al Dios verdadero. Y debido a que θεος (en Juan 1:1c) no está precedido por un artículo definido (anarthrous), es traducido “un dios”, implicando así que “la Palabra” o “ο λογος” no es Dios, sino solo un dios.
Así que, ¿cómo debe ser? ¿”Dios” o “un dios”?

Contenido:

I) Breve introducción a los casos en griego

II) Examinemos el argumento de que anarthrous θεος (sin el artículo definido, θεος, θεον…) se refiere a “un dios”.

III) Examinemos lo opuesto: ¿Puede ο θεος (con articulo definido) referirse a “un dios” y no a “Dios”?

IV) Pero ¿por qué θεος es anarthrous en Juan 1:1c?

V) Conclusiones


I) Breve introducción a los casos en griego


En Inglés las palabras no cambian de acuerdo a sus funciones en la oración. Por eso la palabra “God (Dios)” como sujeto, objeto, o después de una preposición es la misma. Este no es el caso en el Griego. Una palabra usada como sujeto está en el caso nominativo. Una palabra usada como objeto directo y después de algunas preposiciones está en caso acusativo (como θεον en Juan 1:1b). Algunas veces el nominativo es usado para objetos (como θεος en Juan 1:1c) Inclusive, los artículos definidos toman diferentes formas de acuerdo a su función en la oración.
Así que θεος y θεον son la misma palabra, pero la diferencia está en la función de cada palabra en la oración. Otra forma usada comúnmente es θεου, que está en caso genitivo.


II) Examinemos el argumento de que anarthrous θεος (sin el artículo definido, θεος, θεον…) se refiere a “un dios”.


1- Una lectura de Juan cap. 1 en griego, nos revela que hay varios usos de θεος sin el artículo definido (como Juan 1:6, 12, 13, 18a). Veamos:
RV60 - A Dios ningún hombre lo ha visto jamás
Wescott Hort -  θεον ουδεις εωρακεν  πωποτε
Nuevo Mundo -  A Dios ningún hombre lo ha visto jamás

Vemos que θεον (la forma acusativa de θεος) no está precedido por un artículo definido (τον), es taducido Dios, incluso en la TNM. Por supuesto, si se traduce “A un Dios ningún hombre lo ha visto jamás”, no tendría sentido. Así que este es un Anarthrous theos refiriéndose a Dios.

2-
(Nahum 1:2a [RV60]) Jehová es Dios celoso y vengador
(Nahum 1:2a [LXX]) θεος ζηλωτης και εκδικων κυριος
(Nahum 1:2a [HiSB])
אֵ֣ל קַנּ֤וֹא וְנֹקֵם֙ יְהוָ֔ה נֹקֵ֥ם יְהוָ֖ה 
(Nahum 1:2a [TNM]) Jehová es un Dios que exige devoción exclusiva y se venga

Vemos aquí que YHVH (יְהוָ֖ה) es θεος, ¡el cual es anarthrous!

3-
(Isaías 37:16 [RV60]) Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos y la tierra.
(Isaías 37:16 [LXX]) κυριε σαβαωθ ο θεος ισραηλ ο καθημενος επι των χερουβιν συ θεος μονος ει πασης βασιλειας της οικουμενης συ εποιησας τον ουρανον και την γην
(Isaías 37:16 [HiSB])
יְהוָ֨ה צְבָא֜וֹת אֱלֹהֵ֤י יִשְׂרָאֵל֙ יֹשֵׁ֣ב הַכְּרֻבִ֔ים אַתָּה־ ה֤וּא הָֽאֱלֹהִים֙ לְבַדְּךָ֔ לְכֹ֖ל מַמְלְכ֣וֹת הָאָ֑רֶץ אַתָּ֣ה עָשִׂ֔יתָ אֶת־ הַשָּׁמַ֖יִם וְאֶת־ הָאָֽרֶץ׃
(Isaías 37:16 [TNM]) “Oh Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel, sentado sobre los querubines, tú solo eres el Dios [verdadero] de todos los reinos de la tierra. Tú mismo has hecho los cielos y la tierra.

Aquí, YHVH (DIOS Todopoderoso o Dios verdadero) es θεος. ¡Otra vez anarthrous! Noten que συ significa “tú”, por lo que no es un artículo.


4-
(Isaías 41:4b [RV60]) Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.
(Isaías 41:4b [LXX]) εγω θεος πρωτος και εις τα επερχομενα εγω ειμι
(Isaías 41:4b [HiSB])
אֲנִ֤י יְהוָה֙ רִאשׁ֔וֹן וְאֶת־ אַחֲרֹנִ֖ים אֲנִי־ הֽוּא׃ 
(Isaías 41:4b [TNM]) ”Yo, Jehová, el Primero; y con los últimos soy lo mismo.”

Aquí, YHVH (Jehová DIOS) es traducido θεος. Otra vez “Anarthrous”.

5- 
(Jeremías 23:23 [RV60]) ¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos?
(Jeremías 23:23 [LXX]) θεος εγγιζων εγω ειμι λεγει κυριος και ουχι θεος πορρωθεν
(Jeremías 23:23 [HiSB])
הַאֱלֹהֵ֧י מִקָּרֹ֛ב אָ֖נִי נְאֻם־ יְהוָ֑ה וְלֹ֥א אֱלֹהֵ֖י מֵרָחֹֽק׃ 
(Jeremías 23:23 [TNM]) “¿Soy yo un Dios de cerca —es la expresión de Jehová—, y no un Dios de lejos?”

Otra vez, YHVH (el Señor, Jehová) es θεος. Y otra vez anarthrous. ¡Sin artículo definido!

6- 
(Ezequiel 45:9 [RV60]) Así ha dicho Jehová el Señor: …
(Ezequiel 45:9 [LXX]) ταδε λεγει κυριος θεος …
(Ezequiel 45:9 [HiSB]) כֹּֽה־ אָמַ֞ר אֲדֹנָ֣י יְהוִ֗ה... 
(Ezequiel 45:9 [TNM]) ”Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ...

κυριος θεος (el SEÑOR Soberano) es anarthrous.

De hecho, hay muchos otros ejemplos como los enlistados aquí, pero estos son suficientes para probar que Anarthrous Theos (θεος) también se refiere a Dios  y no necesariamente es traducido a “un dios”.


III) Examinemos lo opuesto:


¿Puede “ο θεος” (con artículo definido) referirse a “un dios” y no a “Dios”?


1-
(2 Corintios 4:4 [RV60]) el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios
(2 Corintios 4:4 [TR]) εν οις ο θεος του αιωνος τουτου ετυφλωσεν τα νοηματα των απιστων εις το μη αυγασαι αυτοις τον φωτισμον του ευαγγελιου της δοξης του χριστου ος εστιν εικων του θεου
(2 Corintios 4:4 [TNM]) el dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes de los incrédulos, para que no pase [a ellos] la iluminación de las gloriosas buenas nuevas acerca del Cristo, que es la imagen de Dios.

Aquí, “el dios” es ο θεος, con artículo definido.

2- 
(Isaías 36:19 [RV60]) ¿Dónde está el dios de Hamat y de Arfad? ¿Dónde está el dios de Sefarvaim? ¿Libraron a Samaria de mi mano?
(Isaías 36:19 [LXX]) που εστιν ο θεος αιμαθ και αρφαθ και που ο θεος της πολεως σεπφαριμ μη εδυναντο ρυσασθαι σαμαρειαν εκ χειρος μου
(Isaías 36:19 [TNM]) ¿Dónde están los dioses de Hamat y Arpad? ¿Dónde están los dioses de Sefarvaim? ¿Y han librado ellos a Samaria de mi mano?

De nuevo aquí, ο θεος con artículo definido se refiere a otros dioses.
Desde estos ejemplos podemos ver que ο θεος, con artículo definido, se refiere a “dios” y no “Dios”.

Pienso que hasta aquí hemos destruido el argumento del anarthrous theos como “un dios”.


IV) Pero, ¿por qué es θεος anarthrous en Juan 1:1c?


Simplemente, si Juan hubiese escrito: ho theos ēn ho logos (lit., “el Dios era la Palabra” haciendo a theos definido), ¡entonces estuviese enseñando la doctrina Unitaria (o Modalismo)! En otras palabras, el pasaje hubiese indicado que “Dios” en 1:1b (el Padre) y “Dios” en 1:1c (la Palabra) ¡son la misma persona! Pero semánticamente, theos es cualitativo, no definido y desde luego, no indefinido.

Los nombres “definidos” apuntan a la identificación especifica de alguien o algo (así que, en 1:1b “el Dios” identifica al Padre) mientras que los nombres “cualitativos” apuntan a la esencia o naturaleza de algo o alguien [1]. El anarthrous theos indica exactamente lo que Juan estaba comunicando: Que en la naturaleza de la Palabra (cualidad), él era todo Dios, pero en cuanto a su persona (o identidad especifica), él no estaba identificado con el Padre, sino que era una persona distinta a Él: “La Palabra estaba con [pros] Dios”. [2]

[Nota 1] Los nombres generalmente caen bajo tres categorías semánticas: Definido (identidad), Indefinido (uno en la clase de otros), o Cualitativo (esencia o naturaleza – no identidad). El anarthrous theos en Juan 1:1c es cualitativo. Como en el caso del nombre “carne” en Juan 1:14: “La Palabra se hizo carne”, no “la carne” (definido), o “una carne” (indefinido), sino “carne” (cualitativo) – como la nueva naturaleza de la Palabra. De la misma manera, hubiese sido muy poco natural traducir "ho theos agapē estin" en [1 Juan 4:8, Dios es Amor] como “Dios es un amor” (marcando agapē [“amor”] como indefinido) o “Dios es el amor” (definido) “ο θεος αγαπη εστιν”. Aquí agapē es cualitativo. Gramaticalmente, en Juan 1:1c, theos es un anarthrous predicado nominal pre-verbal. Un predicado nominal describe la clase o categoría a la cual el sujeto (la Palabra) pertenece. Por lo tanto, la Palabra pertenece a la categoría de Theos (“Dios”) así como Su esencia o naturaleza – no Su identidad personal.

Además del politeísmo evidente que una traducción indefinida de theos poduce en Juan 1:1, tenemos dos problemas adicionales. Primero, theos se sitúa en “posición enfática”. Así que, Juan coloca theos *primero en la cláusula* para llamar la atención a éste como si quisiera que el lector la gritara con énfasis: “¡DIOS! era la Palabra”, lo que hace de una traducción indefinida (uno entre muchos dioses) algo bastante improbable. Y segundo, Juan 1:1a (“En el principio era [ēn] la Palabra”) indica que la Palabra era eterna.

El verbo traducido “era” (ēn) está en tiempo imperfecto (del verbo eimi). El tiempo imperfecto denota un pasado de acción constante o en curso. De manera que, en el principio la Palabra ya existía – no comenzaba a existir. Y en los versos 3, 6 y 10, el verbo aoristo egeneto (de ginomai), el cual sí denota un principio, es usada para referirse a todo lo creado: “Todas las cosas por él fueron hechas (egeneto)” (v. 3) mientras que el verbo imperfecto ēnegeneto es usado para describir la nueva naturaleza de la Palabra – la cual tuvo un principio: “La Palabra se hizo [egeneto] carne”. (“Era”) es usada de la Palabra Eterna. No es hasta el verso 14 que egeneto es usada de la Palabra para describir la nueva naturaleza de la Palabra – la cual tuvo principio: “La Palabra se hizo [egeneto] carne.”

Encontramos también el mismo contraste verbal (eternidad vs. origen) en Juan 8:58: “Antes que Abraham fuese [genesthai], yo soy [eimi]”. Ambas palabras egeneto (“venir a existir”) en 1:3 y genesthai (“nacido”) en 8:58 vienen del mismo verbo-base ginomai denotando un principio. Y ēn en Juan 1:1 (“era”) viene de eimi (“Soy” como en 8:58) denotando eternidad, lo cual es, la preexistencia eterna de la Palabra en dichos contextos. Así, en Juan 1:1 y 8:58 el contraste es claro: la existencia eterna de la Palabra (eimi) vs. todo lo creado (ginomai; cf. también Sal. 90:2).

[Nota 2] De todas las preposiciones griegas que Juan pudo haber usado en 1:1b (como en, para, sun, las cuales pueden significar “con”), él escogió específicamente la preposición pros (lit. “mirando” o “hacia”). Pros (cuando personas se miran) significa más que estar cerca o al lado de. En vez de eso, pros denota compañerismo íntimo entre personas. Así que, en 1:1b, pros expresa una íntima y especial relación que los cristianos experimentarían “en casa con [pros] el Señor”. Y en 1 Cor. 13:12, el doble uso de pros describe la experiencia personal que tendrán los creyentes conversos con el Señor “cara a cara” (prosōpon pros prosōpon).

Tenemos otra explicación detallada de la Greek Grammar Beyond the Basics - Exegetical Syntax of the New Testament, Daniel B. Wallace. 
Juan 1:1 declara: ν ρχ ν λόγος, κα λόγος ν πρς τν θεόν, κα θες ν λόγος. En la última parte del verso, la cláusula κα θες ν λόγος κα θες ν λόγος (Juan 1:1c), θες es el nombre propio (NP). Es anarthrous y viene antes del verbo. Por tanto, esto encaja en la construcción de Colwell, aunque no encaja en la regla (porque la regla establece que lo definido es determinado o indicado por el contexto, no por la gramática). Pero lo que nos compete es si es indefinido, cualitativo, o definido.

a. ¿Es θες en Juan 1:1c indefinido?

Si θες fuese indefinido, lo estaríamos traduciendo “un dios” (como se hizo en la Traducción del Nuevo Mundo [TNM]). De ser así, las implicaciones teológicas serían de alguna forma de politeísmo, quizá sugiriendo que la Palabra era meramente un dios secundario en un panteón de deidades.

(Isaías 43:10 [RV60]) Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.

El argumento gramatical de que el NP es indefinido es débil. A menudo, aquellos que arguyen a favor de esa visión (en particular, los traductores de la TNM) lo hacen basándose en que el termino es anarthrous. Pero ellos son inconsistentes, como R. H. Countess puntualiza:
En el Nuevo Testamento hay 282 casos de anarthrous θεός. En dieciséis lugares la TNM vierte un dios, dios, dioses, o divino. Dieciséis de 282, significa que los traductores fueron fieles a su principio de traducción solo el seis por ciento de las veces. La primera sección de Juan 1:1-18 suministra un lúcido ejemplo del dogmatismo arbitrario de la TNM. θεός aparece ocho veces entre los versos 1, 2, 6, 12, 13, 18 y allí aparece el artículo solo en dos ocasiones en el verso 1 y 2. Aun así, la TNM tradujo seis veces “Dios”, una vez “un dios”, y una “el dios”.

Si expandimos la discusión de otros términos anarthrous en el prólogo Juanino, notaremos otras inconsistencias en la TNM: Es interesante que la TNM traduzca θεός como “un dios” en la base simplista de la ausencia de artículo. Seguro que esto es una base insuficiente. Siguiendo el principio “anarthrous = indefinido” significaría que ρχ sería “un principio” (1:1, 2), ζω debería ser “una vida” (1:4), παρ θεο debiera ser “de un dios” (1:6), ωάννης debiera ser “un Juan” (1:6), θεόν sería “un dios” (1:18), etc. Pero ninguno de estos nombres anarthrous se tradujeron con artículo indefinido. Lo que uno puede sospechar de una traducción semejante es una fuerte parcialidad teológica.  

Según Dixon’s study, si θεός fuese indefinido en Juan 1:1, sería el único NP anarthrous pre-verbal en el evangelio de Juan. Aunque hemos argüido que esto es un tanto exagerado, el punto general es válido: La noción de indefinido es el testimonio más pobre para un predicado nominal anarthrous pre-verbal. Entonces, tal significado es improbable gramaticalmente. Además, el contexto sugiere que tal cosa es poco probable porque la Palabra ya existía en el principio. Así que, contextual y gramaticalmente hablando, es altamente improbable que el Logos pudiera ser “un dios” según Juan. Finalmente, la teología del propio evangelista milita en contra de esa visión por la exaltada Cristología del Cuarto Evangelio, hasta el punto de que Jesucristo es identificado como Dios (cf. 5:23, 8:58, 10:30, 20:28, etc.).

b. ¿Es θεός definido en Juan 1:1c?

Los gramáticos y exegetas desde Colwell han tomado θεός como definido en Juan 1:1c. Sin embargo, ellos usualmente se basan en un mal entendimiento de la regla de Colwell. Ellos entendieron que la regla dice que un NP anarthrous pre-verbal usualmente es definido (en vez de lo opuesto). Pero la regla de Colwell establece que un NP el cual es probablemente definido como determinado por el contexto que precede a un verbo sería usualmente anarthrous. Si revisamos la regla para ver si esta aplica aquí, diríamos que la mención previa de θεός (en 1:1b) es articular. Por lo tanto, si la misma persona a quien se refieren allí es llamado θεός en 1:1c, entonces en ambos lugares es definido. Aunque ciertamente es gramaticalmente posible (aunque ni siquiera cercano a la cualitativa), la evidencia no es muy convincente. La vasta mayoría de los anarthrous predicados nominales pre-verbales son monadicos, en construcciones genitivas, o son nombres propios, pero nada de eso es realidad aquí, disminuyendo la probabilidad de un θεός definido en Juan 1:1c.

Más aún, llamar a θεός en Juan 1:1c definido es lo mismo que decir que si estuviera después de un verbo, este debió tener el artículo. Entonces, sería una proposición intercambiable con λόγος (i.e., “la Palabra” = “Dios” y “Dios” = “la Palabra”). El problema con este argumento es que θεός en 1:1b es el Padre. Así que, decir que el θεός en 1:1c es la misma persona es decir que “la Palabra era el Padre”. Esto, como los antiguos gramáticos y exegetas han puntualizado, es Sabelianismo embrionico o modalismo. El Cuarto Evangelio es el lugar menos probable para encontrar sabelianismo en el NT.

c. ¿Es Θεός en Juan 1:1 cualitativo?

El candidato más probable para Θεός es cualitativo. Esta es una verdad tanto gramatical (porque la más grande proporción de anarthrous predicado nominativo pre-verbal caen en esta categoría), como teológicamente (tanto la teología del Cuarto Evangelio como la del Nuevo Testamento como un todo). Allí hay un balance entre la deidad de la Palabra, la cual ya estaba presente en el principio (ν ρχ … θες ν [1:1], y su humanidad, la cual fue añadida después (σρξ γένετο [1:14]). La estructura gramatical de estos dos planteamientos se reflejan a sí mismos; ambos enfatizan la naturaleza de la Palabra, en vez de su identidad. Pero θεός fue su naturaleza desde la eternidad (por lo tanto, εμ es utilizado), mientras σάρξ fue añadida en la encarnacion (por lo tanto, γίνομαι es utilizado).

Tal opción no impugna la deidad de Cristo. Más bien, esto subraya que, aunque la persona de Cristo no es la persona del Padre, la esencia de ellos es la misma, idéntica. Las que siguen son posibles traducciones: “What God was, the Word was” (NEB) (Lo que Dios era, la Palabra era. Nueva Biblia Inglesa), o “la Palabra era divina” (Moffat modificado). En esta segunda traducción, “divina” es aceptable solo si el termino se aplica a la verdadera deidad. Sin embargo, en el inglés moderno [y en castellano], se usa en referencia a ángeles, teólogos, ¡inclusive comidas! Así que, “divina” pudiera ser engañosa en una traducción Inglesa [y española]. La idea de un θεός cualitativo parte del hecho de que la Palabra tiene todos los atributos y cualidades que “el Dios” (de 1:1b) tiene. En otras palabras, Él comparte la esencia del Padre, aunque son diferentes personas. La construcción que el evangelista escogió para expresar su idea fue la forma más concisa que él pudo para comunicar que la Palabra era Dios aunque es una persona distinta al Padre.


V) Conclusiones


1. Un anarthrous theos (θεός) de hecho se puede referir a Dios.
2. Theos articulado (ο θεος) no siempre se refiere a Dios.
3. θεός en Juan 1:1c es cualitativo, no indefinido.

(John 1:1 [TR]) εν αρχη ην ο λογος και ο λογος ην προς τον θεον και θεος ην ο λογος

(John 1:1 [RV60]) En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Finalizando, los dejo con mi traducción favorita de este verso [la del autor original de este articulo]:
John 1 Aramaic Bible in Plain English
(John 1:1) 
In the origin The Word had been existing, and That Word had been existing with God, and That Word was himself God.
[Juan 1 Biblia Aramea en Inglés Sencillo: En el origen La palabra existía, y Esa Palabra existía con Dios, y Esa Palabra era también Dios].

________________________________________________
Notas: En el texto original de este artículo se incluye los versículos de la traducción Nueva Versión Internacional (NVI), la cual se sustituyó en esta traducción por los de la RV60.

Las palabras o frases entre corchetes han sido añadidas por mí en los casos donde era necesario.


Para ver el texto original en inglés puede entrar al siguiente enlace: